3 min read

Cuando hacer menos es más.

Algunos puntos a tener en cuenta para nuestra planeación del año.

Algunos puntos a tener en cuenta para nuestra planeación del año.

https://unsplash.com/collections/141056/desk-work?photo=ywqa9IZB-dU

Muchos de nosotros para este momento del año estamos teniendo pensamientos viniendo de todas partes, con ganas de continuar lo que empezamos el año pasado, pero con las nuevas ideas también.

Se siente bien tener planes en mente: Los cursos que queremos tomar, ejercicio que nos gustaría poner en práctica, las cosas a mejorar en el trabajo, las cosas por comprar para la casa y verla más bonita, lo que no queremos dejar de lado como salir más a cine o salir más seguido de la ciudad…Y como siempre el ahorro.

¡Muchas cosas a tener en cuenta! Para este punto del año tengo ya varias hojas llenas con propósitos, planes como los que mencioné arriba y también el hecho de mejorar la manera en que me alimento y cocinar cosas más saludables…y para ser sincera, abruma un poco ver que uno quiere lograr mucho contando con poco tiempo.

“¿Por donde empiezo? ¿Qué es más importante? Este año quiero lograr todo esto.”

Y cuando me encuentro en esta situación es inevitable recordar una frase que me enseñaron hace años: A veces hacer menos es más.

Es cierto. Por encima de todos los propósitos que considero geniales, voy a tratar de enfocarme en el que debe encerrarlos a todos y es que no puedo llenar mi agenda desde el primer mes, con montones de actividades que aunque productivas, no me van a dar tiempo ni para descansar.

Entonces la invitación que te comparto, es que planeemos y demos un enfoque realista y aterrizado a lo que esperamos de nuestro año y no intentemos lograr todo de una porque nos vamos a abrumar.

Tomemos prioridades, y para esto te quiero proponer un ejercicio sencillo que es algo intuitivo que he aplicado y también me quiero apoyar en un video que me compartió Eli Blue hace poco que reafirma mi teoría de que uno debe observar las cosas que piensa para saber qué cosas motivan más que otras…e ir por las que más nos motivan…que nos hacen sentir “La chispa”, alegría, emoción y sobretodo paz.

Entonces el ejercicio consiste en hacer varias listas por categorías de todo lo que queremos hacer.

Puedes nombrar las categorías como quieras: Cosas que quiero comprar, cosas que quiero aprender, cosas que quiero mejorar como persona, cosas que quiero hacer para cuidarme y cualquier otra categoría que se te ocurra.

Llena esas listas con todos los puntos, no importa que tan larga sea la lista, llena cada hoja hasta que sientas que desahogaste cada deseo o expectativa.

Descansa, tómate un receso, sal a caminar, o mira Netflix un rato, el tema es disipar la mente. (Este descanso es opcional, si no lo sientes necesario, continúa con el ejercicio)

Ahora toma cada lista, comienza por la categoría que quieras y mira cada ítem; tómate un momento para pensar en él y observarlo (Esto puede sonar abstracto pero observa qué sientes con respecto a eso), observa si te motiva, si enciende “La chispa”. Mira si lo puedes aplazar, si es algo con lo que puedes ser flexible.

Déjalo en la lista y si es algo fundamental para este año, resalta la palabra o frase con un color notable, si es algo que quieres pero que puede esperar y que igual no quieres olvidar, déjalo en la lista sin resaltarlo.

Haz este ejercicio con cada cosa.

Trata de quedar liviano, no resaltes muchas cosas y las que quedan en la lista casi como pendientes, no las borres, sino que observa si a lo largo del año de repente toman relevancia y comienza a trabajar en ellas, o mira si pierdes interés y quieres borrarla definitivamente. También pasa mucho.

Usa estas hojitas como el mapa de guía, cuando llegues a final de año nuevamente, básate en ellas para crear unas nuevas, se trata de un proceso de depuración constante.

Cuando sientas que el stress va llegando y empiezas a sentir que estás exigiéndote más allá del límite, depura, siempre recuerda que hacer menos es más porque toda tu energía va a estar enfocada en una o pocas cosas. Tiene más fuerza enfocarse que disipar la energía en pequeños esfuerzos que no llevan a nada. Aunque tome más tiempo lograr todo lo que quieres, lo bueno es que si tienes una lista nunca vas a olvidar lo que hay que ir logrando, no vas a perder de vista metas que aunque no son vitales ahora, lo serán más adelante.

Esperamos que este ejercicio te ayude a plantear tu año de la manera más tranquila posible. ¿Qué ejercicio haces tu? Cuéntanos en los comentarios.


¡Hola! ¿Ya conoces sobre Monoku? Somos una empresa que diseña y desarrolla productos digitales para hacer la vida de los demás, mejor. Te invitamos a conocer más de nosotros en http://monoku.com/ y en nuestras redes sociales https://www.facebook.com/mrmonoku/ehttps://www.instagram.com/monoku_/