4 min read

Ventajas de salir de tu zona de confort

Antes de explicar las ventajas que tiene salir de una zona de confort, primero te invito a que identifiques tu zona, la puedes identificar…
Ventajas de salir de tu zona de confort
by Brian Cortes

Antes de explicar las ventajas que tiene salir de una zona de confort, primero te invito a que identifiques tu zona, la puedes identificar muy fácil ya que es tu rutina diaria, es aquella rutina que es fácil de seguirla y no requiere mucho esfuerzo, donde eres capaz de controlar cada aspecto de tu vida y te sientes en total seguridad de ti mismo.

Esta rutina la sigues al pie de la letra y no te das cuenta de ello, está llena de hábitos, deberes, hobbies que están tan automatizados que tu subconsciente hace el trabajo por ti, es por esta razón que es difícil realizar algún cambio y cuando algo inesperado altera tu rutina, posiblemente sea el mejor o el peor día de la semana, ya que no tienes control sobre ello.

Tal vez en este punto te estás preguntando ¿Cómo salir de esa zona de confort? si es tan difícil de hacerlo como dicen, te voy a contar un poco de mi proceso, ya que no te puedo dar unos pasos específicos a seguir, cada ser humano funciona diferente y lo que funcione en mí, posiblemente no te funcione a ti, pero trataré de transmitir mi experiencia en todo este proceso.

En un inicio cometí el error de cambiar muchas cosas de mi rutina y llegue al punto donde no pude mantener el ritmo y ser constante con todo lo que me había propuesto a cambiar, por ejemplo modifiqué mi hora de levantarme de la cama, porque quería aprovechar más mi tiempo antes de empezar mi jornada laboral, agregue tres cosas que quería hacer en ese tiempo extra, las cuales se basan mucho en un libro llamado el club de la 5 de la mañana donde el autor recomienda dividir ese tiempo en tres fases, en la primera fase tienes que realizar una actividad física, para activar todo tu cuerpo, la segunda fase tienes que reflexionar y lo puedes hacer con distintas actividades como meditar o escribir y por último tienes que crecer a nivel personal o profesional, para esta fase puedes leer un libro o ver un curso.

Decidí seguir los consejos del libro y puse en marcha mi plan que era realizar una actividad física, meditar o realizar yoga y por último leer algo interesante, pero cuando intenté realizar todas estas actividades de golpe, al final de la semana ya estaba super agotado, por un lado me sentía bien porque sabía que estaba invirtiendo tiempo en mi, pero por otro mi cuerpo estaba hecho polvo. Continué la siguiente semana con la misma rutina ya que sabía que adquirir nuevos hábitos requieren más de 30 días, pero en transcurso de la semana dejé de realizar esos objetivos propuestos, seguramente fallé un día y luego me desmotivé, dando como resultado volver a caer en mi zona de confort.

Seguramente te sientas identificado con esto, intentas agregar algo nuevo a tu vida y lo dejas porque no logras ser constante, pero es que la constancia es lo más importante si en verdad deseas cambiar.

¿Cómo podemos llegar a ser constantes en algo? La respuesta la obtuve por casualidades de la vida cuando leí un libro donde el autor recomendaba, plantearse objetivos muy pequeños y ejecutar uno a la vez, ese pequeño objetivo va ligado con uno mucho más grande. Un ejemplo podría ser bajar de peso, entonces tienes que hacer un listado de todo lo que tienes que hacer para lograrlo un ejemplo sería:

  • Caminar 5 km a la semana.
  • Visitar a un nutricionista.
  • Implementar una dieta más saludable.
  • Inscribirse al GYM.

Al definir este listado selecciona una según el nivel de importancia que le des, una vez seleccionada puedes empezar a crear sub-tareas pequeñas, veamos un ejemplo:

Por ejemplo si quieres caminar 5km a la semana, las subtareas de ejemplo serían las siguientes:

  • Definir un horario para realizar esta actividad.
  • Agregar un recordatorio en celular.
  • Dividir los 5km en los 5 días, es más fácil caminar 1 km que 5km 😅

Existe un dicho que dice “divide y vencerás” cuando dividimos un objetivo en pequeñas partes, te puedes dar cuenta de la magnitud que esta conllevará y tendrás en cuenta todo lo que necesitas para poder lograrlo.

El truco para no perder la constancia es enfocarte en las subtareas de ese objetivo planteado, enfocarse netamente en sólo un objetivo y cuando sientas que este ya se adaptado a tu rutina, por ejemplo ya estás caminando 5km cada semana durante un mes, podrías dar el salto de incorporar uno nuevo, de esta forma solucionas el problema de la procrastinación, ya que estás haciendo cosas pequeñas que a largo plazo significan un gran avance en tus objetivos.

Cuando sales de tu zona de confort por decisión propia, te sientes mucho mejor contigo mismo, sientes que tus días no son rutinarios, debido a que vas agregando un objetivo a la vez.

Otra ventaja que obtienes al salir de tu zona de confort, es el descubrimiento personal ya que de forma intrínseca te expones a nuevos ambientes, los cuales te pueden gustar o no, sin perder la posibilidad de iterar en ti mismo y buscar aquello que funcione en ti.

Bueno hasta este punto solo hemos hablado de cómo salir de tu zona de confort de forma personal, pero esto también lo puedes aplicar en tu trabajo o cualquier ámbito de tu vida, lo importante es buscar un balance y no solo enfocarte en una sola, porque puede pasar que descuides una parte de tu vida por darle más prioridad que otra.

Un error común que cometí fue ser muy estricto conmigo mismo, ya que cierta forma con esta técnica tiendes a ser muy cuadriculado y organizado, lo cual no esta mal, mi consejo es que siempre tienes que estar abierto a que circunstancias externas que no puedes controlar, puedan afectar tu rutina con los objetivos planteados, lo ideal aquí es priorizar y tomar la mejor decisión, sin sentir culpabilidad de no hacer algo que te habías propuesto.

Hablando de esos factores externos sobre los cuales no tienes un control absoluto, un consejo que te doy es que los veas como oportunidades de mejorar y de aprender algo nuevo, todo aquello que aprendas te será útil en cualquier momento, por ejemplo si llega un tarea para cual no estabas preparado, asúmelo como un reto, en un inicio te frustrarás y seguramente experimentes el síndrome del impostor, pero una vez logres esa tarea, el sentimiento de éxito y admiración de eso que acabas de hacer, te hará sentir que valió la pena el tiempo y esfuerzo invertido, esto también es salir de tu zona de confort.

Si llegaste a este punto de la lectura quiero agradecerte el tiempo invertido y espero hayas aprendido algo nuevo, me gustaría saber cómo sueles salir de tu zona de confort, para agregarlo como una tarea a futuro 🤓